sábado, 16 de enero de 2021

Pan

Dicen los “expertos”, de esos hay muchos hoy día, que no hay alimentos para todos, que los recursos son limitados y se han inventado el latiguillo de “sostenibilidad” para hacernos creer la insuficiencia del planeta en cuestiones de abastecimiento de primera necesidad. El caso es que unos pocos se arrogan el poder de decirnos a la mayoría lo que hay que hacer y no hacer para que este planeta llamado Tierra no se colapse. Creo que el mensaje real es económico. Los mercados deben sacar el mayor partido monetario posible, aunque sea restringiéndonos el consumo o exagerándolo. Sé que podemos hacer mal uso de lo que Dios nos dio, pero también sé que el ser humano tiende al mal proponiendo en su propio beneficio medidas egoístas.

Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo. (Juan 6:33)

Si un día deja de nutrirnos la tierra será porque el ser humano se lo ha ganado a pulso. Lo anterior puede llegar a ser cierto si el mismo Dios lo permitiese. Ahora bien, lo realmente verdadero es que Jesús, aquel que descendió del cielo, puede alimentar al mundo con Su pan que da vida. Cristo es el alimento que Dios ha preparado para un mundo hambriento espiritualmente. Puedes comer pan, puedes beber agua, pero llegado el momento llegarás a tener hambre y llegarás a tener sed. Solo Jesús sacia plenamente tu hambre y tu sed.


Como el pan en nuestras manos Jesús fue despedazado en la cruz. Como el pan entre los dientes Jesús fue molido en la cruz. Su sacrificio fue para darnos aliento, alimento y vida. Vida eterna que ya no esté ligada al hambre y la sed. Vida eterna donde la enfermedad y el dolor han sido desterrados. Si quieres ese Pan del cielo pon tu fe en Jesús, arrepiéntete de tus pecados ante Dios y se acabará tu inanición espiritual. Por el camino que llevas, seas de alto rango o de baja estofa, te diriges al infierno, lugar para aquellos que han rechazado el Pan de Vida por creerse que las migajas de este mundo les alimentarán eternamente.

Pan o migajas.

¡QUE DIOS TE BENDIGA!