Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 16 de febrero de 2013

San Valentín


El jueves fue San Valentín, día de los enamorados en el 99% del mundo y a mí se me olvidó. ¡Gran fallo! Reconozco que a veces no soy todo lo detalloso que debería ser hacia mi media naranja. Lo más sorprendente es que al llegar a casa la saludé cariñosamente y ella respondió igualmente sin reproches ni indirectas sobre mi olvido. Gracias a Dios por mi esposa. Sé que nuestro matrimonio está por encima de modas y fechas. El amor debe celebrarse todos los días y aunque no esté mal apartar un día especial en el calendario, ¿de qué vale una tregua por seguir la corriente si la relación amorosa es un caos? Me he informado del trasfondo del día de los enamorados en Wikipedia porque ahí está todo o casi todo. Esto es parte del artículo:

Muchos piensan que San Valentín se celebra desde hace poco y que surgió por el interés de los grandes centros comerciales, pero su origen se remonta a la época del Imperio Romano. San Valentín era un sacerdote que hacia el siglo III ejercía en Roma. Gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras. El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador. Celebraba en secreto matrimonios para jóvenes enamorados (de ahí se ha popularizado que San Valentín sea el patrón de los enamorados). El emperador Claudio se enteró y como San Valentín gozaba de un gran prestigio en Roma, el emperador lo llamó a Palacio. San Valentín aprovechó aquella ocasión para hacer proselitismo del cristianismo. Aunque en un principio Claudio II mostró interés, el ejército y el Gobernador de Roma, llamado Calpurnio, le persuadieron para quitárselo de la cabeza. El emperador Claudio dio entonces orden de que encarcelasen a Valentín. Entonces, el oficial Asterius, encargado de encarcelarle, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín. Le retó a que devolviese la vista a una hija suya, llamada Julia, que nació ciega. Valentín aceptó y en nombre del Señor, le devolvió la vista. Este hecho convulsionó a Asterius y su familia, quienes se convirtieron al cristianismo. De todas formas, Valentín siguió preso y el débil emperador Claudio finalmente ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 270. La joven Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos. Wikipedia

Dios creó el amor. La relación amorosa en todos los planos entre un hombre y una mujer fue idea de la mente del único Dios amoroso que existe. ¿Qué es el amor? Dios tiene la verdad sobre este particular, tan especial. Quizá conozcas este pasaje de la Biblia.

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.
(1 Corintios 13)

El reto es grande: ¿Es nuestro amor así? Si no cumplimos con el estándar de Dios para el amor, el que mostramos a otros es imperfecto. Sin embargo, así es como nos ama Dios. Cada una de las cualidades descritas en el pasaje bíblico que acabas de leer fue el amor que Jesús demostró cuando vivió entre nosotros. Es que Su amor inmenso es el que le movió a hacerse uno de nosotros ya que vio la necesidad en nuestros corazones por falta del verdadero amor. El verdadero amor solamente lo puede dar el que lo inventó: Dios. Jesús llegó a lo impensable: morir por personas que no lo amaban, es más, lo odiaban. Si rechazas Su amor por ti es como si lo odiaras.

¿Porqué tuvo que morir Jesús? Rompimos la relación de amor que teníamos con el Padre por causa del pecado de desobediencia. Dios no tolera el pecado y es un Juez Justo, por lo tanto, castiga el pecado. El pago por el delito fue la muerte que es la separación eterna de la presencia de Dios. Nosotros no podemos pagar la deuda por el agravio hecho a Dios. Como Dios es infinito amor envió a Su Hijo Jesucristo a pagar el precio que Su justicia demandaba. Jesús lo pagó de forma voluntaria por amor a Su padre y a nosotros porque Él era perfecto, es decir, no había en Él ni un ápice de pecado. La Biblia nos dice:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16)

Querido lector, este es el amor de Dios por ti: UN AMOR QUE HA DADO TODO. La promesa de Dios es que si crees en Jesús no te perderás sino que tendrás vida eterna. Reconoce delante de Dios tus pecados que son la evidencia de una vida lejos de Él y arrepiéntete de ellos comenzando a caminar bajo Su consejo. Si no aceptas el amor de Dios en Jesús estás perdido porque tú mismo te condenas por rechazarlo. Recuerda que Dios te quiere salvar y no condenar.

Si quieres amar de verdad dalo todo.

¡QUE DIOS TE BENDIGA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario