Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Facebook Y Sus Frases

Facebook es un hervidero de frases ingeniosas. Esas frases han sido acuñadas por personajes célebres, y menos célebres. Tengo la sensación (puedo estar equivocado) que muchos de estos pensamientos son colgados en el muro para lección de muchos, y yo alguna vez que otra, me he encontrado, conociendo a la persona que ha puesto tal frase, haciéndome la misma pregunta: ¿Se le habrá ocurrido que esa oración primero debería aplicársela a él/ella mismo/a? Incongruencias del Facebook. Por otro lado, he leído frases compartidas por personas bien intencionadas que simplemente deseaban expresar sus sentimientos o creencias personales por medio de los dichos de otros. Congruencias del Facebook.

Estos días llamó poderosamente mi atención una de esas frases de personas congruentes que navegan por Facebook, y que le dan buena cara al libro, sea dicho de paso. Ahí lanzo la frase:

“LA FE ES SENTIR EL CALOR DE LA HOGUERA 
AL CORTAR LA LEÑA”

El pensamiento vertido en la frase anterior tiene autoría célebre, según se leía en la foto, pero debo de pedir disculpas porque no recuerdo quién es. Si alguno lo sabe, hágamelo saber, gracias. El caso es que hay mucha verdad en ella. Al meter la llave para arrancar el coche, un segundo antes, he sentido el rugir del motor; cuando me duermo creo que despertaré para afrontar un nuevo día; trabajo mes tras mes con la confianza de recibir mi sueldo… Sin fe no se puede vivir. Sin fe nos volveríamos locos de atar. Sin fe la esperanza se acaba. Por lo tanto, todos tenemos y usamos la fe, por esta razón la pregunta no es ¿tienes fe? Sino más bien ¿dónde has depositado tu fe? ¿En qué o en quién depositas tu esperanza?

Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios. (Marcos 11:22)

La crisis que nos viene acompañando desde hace años ha removido los cimientos de esta sociedad basada en el consumismo y la corrupción. La gente gastaba lo que no tenía por basar su fe en la seguridad de recibir un sueldo a final de mes. Los desastres personales y familiares que hemos vivido en esta época, por la fe en la seguridad del estado y el empleo, son vívidos ejemplos que todos conocemos ampliamente. De pronto llega Jesús y nos anima de forma imperativa a poner nuestra fe y confianza en Dios. Recuerda: “La fe es sentir el calor de la hoguera al cortar la leña”.

Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. (Hebreos 11:1)

La fe es saber que Dios existe aunque no lo veamos. Garantía y certeza es fe. ¿Te ofrece esto el mundo en que vives? Si te lo ofrece, puedes dejar de leer esto, pero si la inestabilidad es lo que estás recibiendo, es la consecuencia de depositar tu fe en las cosas que un día acabarán o ya han acabado. ¿Cómo depositar tu fe en Dios?

En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan. (Hebreos 11:6)

La única forma de agradar a Dios es teniendo fe en Él, es decir, creyendo que Él existe y que un día te recompensará por ello. ¡La fe en Dios tiene recompensa! Un día, cuando tu vida acabe aquí, Jesús te dará la bienvenida en el Cielo, que es el lugar donde a todos les gustaría estar. Dios te conoce profundamente y te ama demostrándolo por medio de Jesús, Su Hijo, que dio Su vida por ti y por mí en una cruz, para pagar por nuestros pecados, y de esta forma poder poner nuestra fe en un Dios amoroso y perdonador, que recompensa a los que orientan su fe en Él. Arrepiéntete de tus pecados pidiendo perdón a Dios y cree en Jesucristo como tu Salvador, para agradar plenamente a Dios.

La fe es la clave.


¡QUE DIOS TE BENDIGA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario