Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 21 de marzo de 2015

Crecimiento

Las fases lunares son un ciclo sin fin que siempre se sucede con la misma periodicidad y orden. El ciclo lunar comprende nueve fases que van desde la Luna nueva, cuando la vemos en su máximo esplendor, a la Luna negra, correspondiente a la última fase visible de la Luna desde la Tierra. El ciclo del crecimiento cristiano igualmente observa fases que recorren diferentes momentos y nos guían por circunstancias luminosas y en otras ocasiones, oscuras. Al igual que las fases lunares son impuestas por Dios, el ciclo del crecimiento cristiano, también. Hay que crecer a la forma de Dios, no a la nuestra por la sencilla razón de que Él es la Fuente del crecimiento cristiano. Pablo otorga a Dios todo mérito.

Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. (1 Corintios 3:6-7)

Para el hombre sin Dios este es el verdadero crecimiento:el ser humano se ve asimismo erguido y desafiante porque ese es el verdadero trasfondo de los que tienen su fe puesta en la evolución, es decir, en el hombre (la religión humanista) ya que…

El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos. (Salmos 10:4)

O como se expresa en la Nueva Versión Internacional:

El malvado levanta insolente la nariz, y no da lugar a Dios en sus pensamientos. (Salmos 10:4)

Sin embargo, el verdadero crecimiento del cristiano es este: La verdadera evolución ocurre cuando el hombre se rinde y se humilla ante Dios. El crecimiento genuino comienza por rendir nuestra voluntad a la de Dios momento a momento. Las flechas humanistas apuntan al ser humano como el centro de todo bien, mientras que las flechas del cristianismo se direccionan hacia Dios como el foco de todo bien.

La vida cristiana se compone de una sucesión continua de momentos que ayudan a crecer a la estatura de CRISTO. Nuestro crecimiento se va conformando como las capas de un árbol que lo fortalecen y protegen. El cristiano debe vivir alerta de todo lo que sucede. De lo contrario, dejamos pasar oportunidades de crecimiento que Dios preparó para nosotros. Dicho de otra forma: tengamos las antenas puestas, el wifi conectado y el móvil operativo, con el fin de ser sensibles al ciclo del crecimiento cristiano.

Querido lector, Jesús desea que crezcas a Su imagen, que seas como Él. Para ello debes tener fe en la obra salvadora que realizó a tu favor en la cruz y arrepentirte de tus pecados cometidos contra Dios. Jesús te llevará a sitios y situaciones que te harán crecer apropiadamente y para lo que conviene: Su Gloria y tu salvación eterna.

¿Quién hace crecer tu vida?

¡QUE DIOS TE BENDIGA!

4 comentarios:

  1. LA HUMILDAD NO ES SINONIMO DE TOCAR FONDO, SINO DE SABER CORREGIR EL CAMINO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gocame1. Gracias por tu comentario. Te he respondido en esta entrada del blog:

      http://eternamentesalvo.blogspot.com/2016/11/humildad-y-tocar-fondo.html

      Espero que te puedas tomar un tiempo para leerlo.

      ¡Que Dios te bendiga!

      Eliminar
    2. pienso que la humildad no necesariamente es aceptar algo sin cuestionarse, pues muchos hombres de Dios como Martin Lutero y algunos cientificos han hecho cuestionamientos sobre el estatus quo muchas veces impuestos por hombres, y no por Dios. Dios se muestra a traves de muchas formas.

      Eliminar
    3. Como dijo C. S. Lewis: "La humildad no es pensar menos de mí, es pensar menos en mí". La humildad bíblica es obedecer a Dios por encima de mis propios cuestionamientos. ¿Soy yo acaso más inteligente que Dios? ¡No! ¿Tengo todo el conocimiento de Dios? ¡No! Por lo tanto, mi respuesta natural es doblegar mi voluntad a la suya. Esto es humildad ante Dios. Una cosa es plantear dudas a Dios, que Él gustosamente responde, y otra cuestión bien distinta es pensar que mis pensamientos y razones están por encima de Dios mismo. ¡Que Dios te bendiga!

      Eliminar