Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 13 de junio de 2015

Fe IV: Fe en el Escapismo

Hoy vemos el segundo tipo de fe que eligen muchos de la mano del librito ¿Tendré la fe correcta? Del ministerio RBC. ¡Que lo disfrutéis!

2. FE EN EL ESCAPISMO

Otro objeto de fe equivocado es el escapismo, la creencia de que podemos encontrar paz y solaz en el falso mundo del alcohol y las drogas. Un número cada vez mayor de personas, jóvenes y viejas, usan medios artificiales para escapar de la realidad de la vida y buscar consuelo en un mundo irreal. El abuso del alcohol está muy extendido, y los que lo usan mal se hacen un daño terrible a sí mismos, a sus seres queridos y a la sociedad. Considere los datos siguientes. En los Estados Unidos:

• Hay más de 20 millones de alcohólicos.
• Más de un millón de personas sufre lesiones todos los años a causa de conductores borrachos.
• Más de 25.000 personas mueren todos los años a causa de los conductores borrachos.
• Ochenta por ciento de las muertes por fuego están relacionadas con el alcohol.
• Sesenta y cinco por ciento de las muertes por ahogamiento están relacionadas con el alcohol.
• Treinta por ciento de los suicidios están relacionados con el alcohol.
• Sesenta y cinco por ciento de los asesinatos están relacionados con el alcohol.
• Treinta y cinco por ciento de las violaciones están relacionadas con el alcohol.
• Cincuenta y cinco por ciento de los asaltos en el hogar están relacionados con el alcohol.
• Sesenta por ciento de los casos de abuso infantil están relacionados con el alcohol.

Los jóvenes se ven afectados cada vez más. Desde 1980 se ha tratado a cinco millones de adolescentes por alcoholismo. Muchas veces empieza desde los 11 ó 12 años de edad. Algunos niños de 8 y 9 años son alcohólicos. El alcohólico más joven que se ha tratado en los Estados Unidos tenía 3 años de edad, y una cantidad sorprendente de niños se vuelven alcohólicos a los 5 y 6 años. El abuso de drogas también ha alcanzado niveles epidémicos. La cocaína, marihuana, mezcalina, LSD y muchas otras se usan para escapar de la realidad, evitar el temor a la muerte, soñar sueños utópicos y caer en un olvido mental y emocional.

El alcohol y las drogas son objetos de fe equivocados. Las realidades artificiales que crean no son reales, sólo duran un corto tiempo, y cada vez desilusionan más. A veces los «viajes» son malos, producen intentos de suicidio, locura y un terror psicológico turbulento.

¿Qué dice la Biblia?

Los siguientes versículos muestran que la fe en el escapismo es errada:

El vino lleva a la insolencia, y la bebida embriagante al escándalo; ¡nadie bajo sus efectos se comporta sabiamente!  (Proverbios 20:1) 

¿De quién son los lamentos? ¿De quién los pesares? ¿De quién son los pleitos? ¿De quién las quejas? ¿De quién son las heridas gratuitas? ¿De quién los ojos morados? ¡Del que no suelta la botella de vino ni deja de probar licores! No te fijes en lo rojo que es el vino, ni en cómo brilla en la copa, ni en la suavidad con que se desliza; porque acaba mordiendo como serpiente y envenenando como víbora. Tus ojos verán alucinaciones, y tu mente imaginará estupideces. (Proverbios 23:29-33) 

¡Ay de los que madrugan para ir tras bebidas embriagantes, que quedan hasta muy tarde embriagándose con vino! En sus banquetes hay vino y arpas, liras, tambores y flautas; pero no se fijan en los hechos del SEÑOR ni tienen en cuenta las obras de sus manos. (Isaías 5:11-12)

También sacerdotes y profetas se tambalean por causa del vino, trastabillan por causa del licor; quedan aturdidos con el vino, tropiezan a causa del licor. Cuando tienen visiones, titubean; cuando toman decisiones, vacilan. (Isaías 28:7) 

Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. (Lucas 21:34) 

Vivamos decentemente, como a la luz del día, no en orgías y borracheras, ni en inmoralidad sexual y libertinaje, ni en disensiones y envidias. Más bien, revístanse ustedes del Señor Jesucristo, y no se preocupen por satisfacer los deseos de la naturaleza pecaminosa. (Romanos 13:13-14) 

No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu. (Efesios 5:18)[1]

Escapar nos atrapa.

¡QUE DIOS TE BENDIGA!




[1] Varios autores, ¿Tendré la fe correcta?, Ministerios RBC, Grand Rapids, Michigan 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario