Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 1 de agosto de 2015

Fe XI: La Fe Correcta

Onceava entrega del interesante librito ¿Tendréla fe correcta? Del ministerio RBC. ¡Que lo sigáis disfrutando!

LA FE CORRECTA

Para contestar la pregunta: «¿Tengo la fe correcta?» hemos examinado primero ocho ejemplos de fe equivocados. Y hemos visto que todos son inadecuados porque tienen el objeto errado. Estos credos, que se originan en el hombre, dependen del hombre y terminan con el hombre, son contrarios a la enseñanza de la Biblia. Es en la Palabra revelada de Dios donde descubrimos el objeto correcto de fe: Cristo.

Cristo es el objeto correcto

Hasta desde una perspectiva humana, Jesús era la clase de persona en quien la gente desea creer. Era un maestro sabio. Tenía una personalidad y un magnetismo tales que lo seguían grandes multitudes. Era un hombre de sólidos principios y carácter impecable. Hablaba con autoridad. Refutaba a los piadosos falsos de su época. Era un hombre de verdad, integridad, oración y paciencia. Sí, era el tipo de hombre en quien se puede creer. Pero incluso más importante es que Jesús es el objeto correcto de fe porque es Dios.

Su deidad.

Los siguientes son algunos de los muchos versículos en la Biblia que indican que Cristo es Dios:

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios (Juan 1:1).

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad (Juan 1:14).

A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo [Jesucristo], que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer (Juan 1:18).

Mas del Hijo [Jesucristo] dice [el Padre]: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo (Hebreos 1:8).

Cuando Jesucristo nació, la segunda persona de la eterna Trinidad se hizo hombre. Sin perder su deidad adoptó nuestra naturaleza humana (Filipenses 2:5-11). Aunque esto es difícil de entender, la deidad de Cristo se enseña claramente en las Escrituras (Isaías 9:6; Mateo 26:63-65; Juan 10:30; 14:9; 17:11; Colosenses 1:15; Hebreos 1:3).

Ya que Cristo es Dios, la fe que se coloca en Él tiene una estabilidad inconmovible. Considere lo siguiente:

• Cristo es eterno (Juan 1:1; 17:5).
• Cristo es omnisciente (Juan 16:30; 21:17).
• Cristo es todopoderoso (Juan 5:19).
• Cristo es inmutable (Hebreos 13:8).
• Cristo es omnipresente (Mateo 18:20; 28:20).
• Cristo es el Creador de todo (Colosenses 1:16).
• Cristo es el que lo sustenta todo (Hebreos 1:3).

La fe equivocada pone su confianza en un objeto que es finito, inconstante y limitado en conocimiento y poder. ¡El contraste es obvio!

Su actividad 

La fe en Jesucristo se fortalece más cuando uno considera lo que Él ha hecho, lo que está haciendo, y lo que hará por nosotros. Por ejemplo:

• Cristo se hizo humano para rescatarnos de la muerte eterna (Filipenses 2:5-8; Hebreos 2:9).
• Cristo vivió como hombre para darnos el ejemplo (1 Pedro 2:21; 1 Juan 2:6).
• Cristo sufrió y murió para liberarnos de la pena por el pecado (Marcos 10:45; Hebreos 9:26-28). • Cristo resucitó de entre los muertos, probando con ello su victoria sobre la muerte y su poder para dar vida eterna (Romanos 6:8-11; 1 Corintios 15:20-22).
• Cristo está en el cielo preparando un hogar eterno para aquellos que han puesto su fe en Él (Juan 14:2).
• Cristo intercede a favor de sus hijos (Romanos 8:34; Hebreos 7:25).
• Cristo defiende a los creyentes de las acusaciones de Satanás (1 Juan 2:1; Hebreos 9:23; Apocalipsis 12:10).
• Cristo da la paz sobrenatural de Dios (Juan 14:27; Filipenses 4:6-7).
• Cristo resucitará los cuerpos de los creyentes de la tumba y los transformará en cuerpos incorruptibles e inmortales (1 Corintios 15:51-54; 1 Tesalonicenses 4:15-17).
• Cristo recompensará a los fieles y condenará a aquellos que no hayan confiado en Él (Juan 5:24-30; 1 Corintios 3:11-15; 2 Corintios 5:10-11; Apocalipsis 20:11-15).
• Cristo reinará en la tierra con sus santos durante 1.000 años (Apocalipsis 20:4,6).
• Cristo creará un cielo y una tierra nuevos y eternos donde no habrá muerte, tristeza, llanto ni dolor (Apocalipsis 21:1-6).[1]

Cristo es el verdadero objeto de la fe.

¡QUE DIOS TE BENDIGA!




[1] Varios autores, ¿Tendré la fe correcta?, Ministerios RBC, Grand Rapids, Michigan 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario