Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 21 de mayo de 2016

Música Celestial

En mi época de estudiante de música me enseñaron sobre “la música de las esferas”. Una música que hay que escuchar de forma especial pues es la banda sonora que acompaña al universo, desde su creación. Esta música tan especial es el resultado del movimiento armonioso de todo lo que existe en dicho universo. La buena música es sincronía y armonía, la buena música es un sin fin de elementos que se ponen de acuerdo para realizar una acción que da como resultado una belleza inigualable: la música. De esta forma se puede ampliar el concepto de música a eventos que sean sincrónicos y armónicos.

¿Está tu vida en sincronía y armonía con el Creador? No deseo parecer ni de lejos un místico al uso, pretendiendo unirte a lo creado, pues el Creador está por encima de Su Creación. ¡Muy por encima! La creación es una muestra de la belleza sincrónica y armónica de Dios. Todos los que abogan por el azar creador están desafinando constantemente en este universo armónico. Todos los que no tienen en cuenta a Dios están desacompasados. Estorban a la armonía y no van a tempo con la orquesta.

Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, Y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, Ni es oída su voz. (Salmos 19:1-3)

La naturaleza nos habla directamente de la grandiosidad de Dios. No tenemos excusas ante tanta evidencia visual, táctil, olfativa, degustativa y sonora. Dios nos regaló nuestros cinco sentidos para experimentar Su gran obra creativa. Por lo tanto, hay que tener mucha más fe para creer en los pensamientos de hombres que se ponen la bata de científicos, que para poner la fe en la evidencia de un Dios creador. Pero, ¿por qué hay muchos que no creen? La Biblia, la Palabra de Dios, nos lo muestra de forma clarividente.

Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. (Romanos 1:20-21)

Todos hemos tenido una revelación de Dios por medio de Su creación, pero muchos deciden no dar a Dios el lugar que le corresponde en sus vidas, al contrario, les parece que su raciocinio es el adecuado y, por eso, viven en la más densa oscuridad. Vivimos tiempos desacompasados, con disonancias más que notorias y nadie busca a Dios porque no escuchan la música que acompaña sus vidas ya que no tienen sus cinco sentidos, dados por el mismo Dios, entrenados para escuchar Su melodiosa voz.

Jesucristo vino a salvar a los que creyesen en Él, perdonándoles los pecados para así dirigirlos al Padre como un gran coro que reconociese Su grandeza, belleza y armonía. ¿Quieres ser parte de esa gran orquesta celestial? Cree en el sacrificio que por ti hizo Jesús en una cruz y comenzarás a vivir afinado y acorde con los propósitos de Dios para ti. De otra forma estarás desafinando todo el tiempo y al final te darás cuenta que te han borrado de la partitura.

Jesús marca el compás.


¡QUE DIOS TE BENDIGA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario