Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 3 de septiembre de 2016

Abre Mis Ojos

Lo más importante que podemos hacer en el momento de despertarnos, si no somos ciegos, es obviamente abrirlos ojos. Los ojos hacen que tomemos conciencia plena del lugar y situación donde nos encontramos. Por así decirlo nos devuelven a la realidad en un “abrir y cerrar de ojos”, nunca mejor dicho. Entre las defensas que Dios ha puesto en nuestro cuerpo están nuestros maravillosos ojos que pueden apreciar una tenue luz en la oscuridad o cegarse ante el esplendor del sol.

Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley.  (Salmos 119:18)

Hay una realidad espiritual que se extrae de la luz que dan a nuestra vida los ojos. En el verso anterior el escritor del salmo pide a Dios que abra sus ojos  físicos y espirituales. Los dos son igual de importantes, igual de trascendentes. El escritor está expresando a Dios que le dé un deseo por examinar Su Palabra, la Biblia, y asimismo, pide que le otorgue el que pueda entenderla.

Querido lector, ¿tienes un deseo real por leer la Biblia? Es más, ¿tienes un deseo real por entenderla? Claro está, si no la lees no la puedes llegar a entender. En España tenemos la fama de ser malos lectores y máxime si el libro que queremos leer no tiene dibujos. Saltándonos ese tópico típico el escritor del verso nos da la clave para querer leer y entender la Biblia. ¿Estás preparado para que te descubra el gran secreto por siglos escondido? Sigue leyendo, por favor.

¿Cuál es la clave que nos abre los misterios de la Palabra de Dios? ¡Pedirle a Dios que abra nuestros ojos! O lo que es lo mismo, nos dé ganas de leer Su Palabra y nos conceda el don de entenderla. El tesoro que hallaremos es contemplar la Ley de Dios de una forma intelectual y espiritual que dará como fruto un mayor conocimiento de Dios y de nosotros mismos. ¡La Ley de Dios es una maravilla!

Jesús, la Palabra de Dios hecha carne, se acercó a nosotros para salvarnos. Lo hizo de forma amorosa en una cruz, sufriendo aquello que cada uno de nosotros merecía. Ahora tenemos el camino libre al Cielo si pedimos a Dios que abra nuestros ojos a tan maravillosa Ley para interesarnos por Jesús y entender Su obra a favor de nosotros. Si tan solo Dios nos regala el querer como el entender, el camino de maravillarse ante Su amor es fácil.

¿Te atreves a pedir esto a Dios?


¡QUE DIOS TE BENDIGA!            

No hay comentarios:

Publicar un comentario