Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 26 de agosto de 2017

Desinformación

Pero los que no son espirituales no pueden recibir esas verdades de parte del Espíritu de Dios. Todo les suena ridículo y no pueden entenderlo, porque sólo los que son espirituales pueden entender lo que el Espíritu quiere decir. (1 Corintios 2:14)

Acabo de ver un documental del Canal Historia titulado “El juicio de Jesucristo” en el que aparecen diferentes personas doctas explicando, grosso modo, los contrasentidos del relato de los evangelios a la luz de la historia, con respecto al juicio sumario que se le hizo a Jesús. No me cabe la menor duda, después de haber invertido cuarenta y cuatro minutos y cincuenta segundos de mi vida en verlo, que la pretensión es desacreditar, aunque pobremente, no solo el juicio sino, además, el propósito salvífico, innombrado en esos  cuarenta y cuatro minutos y cincuenta segundos, de Su muerte en la cruz.

Me hubiera gustado encontrar un documental bien versado en historia y Biblia pero no lo hallé en este. Lo terrible es la influencia sobre las personas que abarca programas como este. Vivimos en la era de la consumición rápida, de lo exprés, del alimento basura, del que me den todo frito y cocido… y nos tragamos la gran mayoría de lo que nos dan por la antigua caja tonta, que se ha modernizado tecnológicamente y ha conseguido atontarnos a nosotros.

No soy un inconsciente y sé, porque lo vivo a diario, el desinterés por Jesucristo existente en gran parte del mundo. La gente se preocupa por el más acá pues los han programado para no pensar en el más allá, tras la muerte. Alguien me dijo que hablo mucho de la muerte, y le contesté que es la única forma de pararnos seriamente a reflexionar sobre las cosas espirituales, sobre Dios y Su salvación por medio de Jesucristo.

Con estas palabras quiero retarte a buscar la verdad del Cristianismo. El Cristianismo no le teme al escrutinio de la ciencia, pues Jesucristo es el Creador de toda ciencia. El Cristianismo no le teme a la dialéctica filosófica, pues Jesucristo es la Palabra viva de Dios. El cristianismo no le teme al ateísmo, pues Jesucristo es irrefutable. El Cristianismo es Jesucristo haciendo Su obra de salvación en todos aquellos que no le han temido a enfrentarse con las preguntas apropiadas y humildemente reconocer que solo en Jesucristo han encontrado la verdad.

Sé valiente.


¡QUE DIOS TE BENDIGA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario