Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 9 de junio de 2012

Tres Cosas Hay En La Vida


Tres cosas hay en la vida: Salud, dinero y amor. 
El que tenga esas tres cosas que le dé gracias a Dios. 
Pues con ellas uno vive libre de preocupación. 
Por eso quiero que aprendan el refrán de esta canción. 

El que tenga un amor, que lo cuide, que lo cuide. 
La salud y la platita, que no la tire, que no la tire. 
Hay que guardar, eso conviene. 
Que aquel que guarda, siempre tiene. 
El que tenga un amor, que lo cuide, que lo cuide. 
La salud y la platita, que no la tire, que no la tire. 

Un gran amor he tenido y tanto en él me confié. 
Nunca pensé que un descuido pudo hacérmelo perder. 
Con la salud y el dinero lo mismo me sucedió. 
Por eso pido que canten el refrán de esta canción. 

Rodolfo Sciammarella 


Un conocido me recordó esta semana, el lunes, por ser más preciso, esta canción. Y es que en un momento de la mañana él dijo, pletórico: "Tengo salud y dinero..." lo del amor se lo calló y su mirada se perdió en una infinita satisfacción por su situación actual. Sé que a alguno de vosotros, queridos lectores, les gustaría preguntarle cuál es el secreto de su éxito. En tiempo de crisis es peligrosillo ir comentando por ahí sobre la bonanza que, ¿cómo no?, a Dios gracias, le acaece a uno. Creo que su contestación podría resumirse en una palabra: ESFUERZO.

Es fenomenal disfrutar del éxito personal. El rey Salomón, hijo del gran rey David, nos lo enseña de esta forma:

No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios. (Eclesiastés 2:24) 

Y es que el mismo Dios, cuando trabajaba en la creación de todo lo que existe, exclamaba como muestra de satisfacción: "¡Esto es bueno en gran manera!". Luego se tomó un descanso para saborear aún más su éxito. ¿Disfrutas de tus éxitos? Es bueno en gran manera que hagas fiesta por ellos y, como dice la canción, dale gracias a Dios por los mismos. 

La canción es muy práctica. Lee nuevamente la segunda estrofa. 

Un gran amor he tenido y tanto en él me confié. 
Nunca pensé que un descuido pudo hacérmelo perder. 
Con la salud y el dinero lo mismo me sucedió. 
Por eso pido que canten el refrán de esta canción. 

Las tres cosas que hay en la vida fallan. No son perfectas. El amor, aun cuidándolo, se puede llegar a malograr. Imagínate si lo descuidamos. La salud nos va dando avisos al pasar del tiempo y experimentamos como se debilita. Si nos cuidamos nuestro vigor puede durar más pero no aseguraríamos que esta regla se pueda cumplir a rajatabla en todos. La salud juega malas pasadas. El dinero: el día que agotemos los recursos nos daremos cuenta de que el dinero no se come. Esta frase era el eslogan de una ONG cristiana. El dinero da estabilidad y hasta cierta felicidad, pero no libra de los baches de la vida. ¿Qué nos dice la Biblia sobre las tres cosas que hay en la vida? Veamos... 


SALUD 
Porque: Toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae. (1 Pedro 1:24) 
Nos marchitamos. Tenemos unos años de esplendor y gloria. Después sobreviene la sequedad y la caída que es la muerte. ¿Porqué la muerte? La muerte es el interés que debes pagar por haber desobedecido a Dios. Es el débito por andar por la vida sin querer saber nada sobre la voluntad de Dios para ti. Pecado es aquello que destierra a Dios del primer lugar de tu vida. Si confías en tu salud, sabes que un día acabará hasta el punto de enfrentar tu propia muerte. ¿Duro?, pero verdadero. Si estás pasando por la enfermedad ya estás gustando el futuro que te espera. Si ya sabes que te queda poco en esta tierra déjame decirte que morir es separación total de Dios. Con salud, enfermo o moribundo hay vida después de la muerte. ¿Cuánto tiempo le dedicas a tu vida para que esté preparada para la otra? Sigue leyendo. 


DINERO 
Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. (1 Timoteo 6:8-10) 

La avaricia rompe el saco. La codicia es una enfermedad del alma. ¿Tienes sustento? ¿Tienes abrigo? ¿Qué deseas más? Al intentar trepar por la escalera infinita del éxito humano caemos en tentaciones y ataduras tontas y dañinas, hasta el punto de que aceleramos el proceso de nuestra propia muerte. Superarse es bueno en gran manera. Amar a las cosas como el dinero, la posición social o el poder sobre todas las cosas es malo en gran manera. El texto que hemos leído nos dice que esta actitud es destructiva y nos lleva a la perdición. Puedes vivir tan atareado en conseguir las cosas que te olvidas de vivir. No disfrutas tus logros, no conoces a tu familia, y sobre todo, te olvidas de Dios. Las cosas, como el dinero, son infinitamente menos importantes que tu vida. ¿A qué le estás dedicando más energía? 


AMOR 
El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. (1 Juan 4:8-10)

Estos versículos de la Palabra de Dios clarifican qué es el amor. Te explico: 

1º Amar es conocer a Dios: porque Dios es amor. Esta es la esencia de Dios. Descubrir a Dios es entender el verdadero amor. ¿Cuál es el verdadero amor? 

2º Dios envió a su Único Hijo aquí para que lo reflejemos: Amor es entrega. La más profunda muestra de amor es estar dispuesto a dar tu vida por una causa justa. La causa de Dios fue liberarnos del pecado que nos separa eternamente de Él. Jesús fue la justicia que Dios usó por amor a nosotros. Dios entregó a su tesoro más preciado por ti y por mí. 

3º Resumiendo: el amor es una decisión: consiste en que Dios nos ama a pesar de nuestros pecados. Dios no nos quiere salvar porque le amemos sino más bien todo lo contrario: Él nos salva porque es amor. DIOS ES AMOR. 

Amor es conocer la obra que Dios, por medio de su Hijo Jesucristo, ha realizado por ti. Amor es entregarse hasta la muerte para el beneficio de otros. Como lo hizo Jesús. Amor es tomar decisiones correctas, aunque los receptores no sean merecedores de tal amor. No merecemos ni un ápice, por nuestros pecados y rebeliones, el amor de Dios. Pero a Dios, ¡ALELUYA!, le plació regalarnos tal amor. Jesucristo fue el sacrificio que se ofreció por amor a nosotros. ¿Qué vas a hacer con tal demostración del amor de Dios por ti? ERES VALIOSO PARA DIOS. 

Tres cosas hay en la vida: 

prepararte para la eternidad, 

vivir para lo importante 

y el amor de Dios por ti. 


Reconcíliate con Dios. Reconoce que has pecado contra Él. Pídele perdón y comienza a andar en obediencia a sus mandamientos. Me encantaría ayudarte en el proceso. Escríbeme tus dudas y preguntas. 


Date la oportunidad de seguir meditando en lo que acabas de leer. Es un tema de suma importancia. Aquí preparamos nuestra eternidad. Dios tiene la respuesta y esta viene con el sello de su gran amor hacia ti: JESÚS, el todo en tu vida. 


Estas son las cosas que más importan para vivir la vida. 

¡QUE DIOS TE BENDIGA!

2 comentarios: