Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Antonio Gala


Desde siempre me ha atraído el escuchar las últimas palabras de alguien que está cercano a morir. Creedme que no es un deseo morboso sino un deseo por conocer  lo que una persona en esa situación tiene que decir. Cada vez estoy más convencido de que en estos momentos ya no queda tiempo que perder ni palabras que malgastar. En estos días Antonio Gala presentó su último libro intitulado "Quintaesencia". Según he podido leer, cito textualmente: "Es una recopilación de reflexiones sobre el amor, el dolor, la creación artística, la vejez y la muerte". Amor, dolor, creación artística, vejez, muerte. ¿Será este libro el legado final de alguien que se sabe más cercano a partir de esta vida? Con sus quinientos premios o más, sus más de cuatro millones de libros vendidos el escritor afirma: "Mentiría si dijese que me considero un fracasado, pero estoy a dos dedos de decirlo". Interpreto que sugiere que está muy cerca de considerarse un fracasado. Es impactante, al menos para mí, que este intelectual que lo ha conseguido todo (dinero, fama, éxito) bajo el prisma de esta sociedad, se vea así: "a dos dedos de ser un fracasado".


No quiero llegar al final de mis días y decir que estoy a punto de fracasar o he fracasado. Sinceramente, no deseo hacerme rico, no estoy afanado por el éxito o la fama. Quiero que esta máxima de Jesús sea el motor de mi vida:


Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. (Mateo 6:33)

Lo más importante que puedo hacer es poner la mira en las cosas de Dios, es decir, vivir según sus parámetros y Él me promete que lo demás que me falte lo va a suplir. Y hasta ahora es así. Jesús no me ha fallado nunca. Pero nunca, nunca.

Grandes hombres de la historia de la humanidad frente a la muerte han afirmado lo que nadie hubiese esperado escuchar de labios de ellos. Aquí unos ejemplos:

"Señor, ayuda a mi pobre alma" o "Que Dios se apiade de mi pobre alma." 
Edgar Allan Poe 








Das ist absurd! Das ist absurd! (¡Es absurdo!...¡Esto es absurdo!)
Sigmund Freud 










"¡Todo es tan aburrido!"
Winston Churchill 










"Todas mis posesiones por un momento de tiempo" 
Isabel I de Inglaterra 










"¡Luz, más luz!" 
Goethe











Es que, al fin y al cabo, son personas como nosotros. No superhombres ni supermujeres. La muerte nos hace a todos iguales ya que somos de carne y hueso, piel y pescuezo. El ser humano aspira a más pues tiene un sentido de eternidad que ningún otro ser creado por la mano de Dios posee.

Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. (Eclesiastés 3:11)

Si tienes instintos de querer perdurar, de no querer marcharte de este mundo, de aferrarte a un clavo ardiendo, de amar la vida estas demostrando que tienes un sentido de eternidad en lo más profundo de tu ser. Dios nos creó para la vida y para el triunfo. Dios nos creó para que fuésemos su alabanza especial. Imagínate que inventas algo de lo cual estás más orgulloso que de ninguna otra cosa. Lo presentarías a tus conocidos y desconocidos con orgullo. Hablarías a todos de sus grandes cualidades y te pondrías ancho y pancho por tu invento. Eso mismo le pasó a Dios con nosotros... pero lo defraudamos por voluntad propia tomando nuestro camino. Desobedecimos profundamente a Dios y este dictaminó condena de muerte contra nosotros. El pago por el delito de nuestro pecado de desobediencia fue la muerte.

Pero Dios, que es más grande que nuestros pensamientos o hechos más asombrosos, construyó un plan magnífico para salvarnos de nosotros mismos ya que no podemos de forma alguna reconciliarnos con Dios. Su Hijo Jesucristo fue el plan de salvación para este mundo ya que Él era el pago perfecto por nuestros delitos. Jesús murió y resucitó para darnos vida y un sentido que nos llevará al éxito tal y como Dios, el Creador de todo, lo ve.

Estoy convencido de que Antonio Gala sí está "a dos dedos de fracasar" si pasa el umbral de la muerte y no se arrepiente de sus pecados ante Dios porque su vida es un suspiro comparado con la eternidad que le espera sin Dios. Esto es fracasar para Dios:

Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? (Mateo 16:26)

Simplemente ganar todo y perder la vida o el alma. La vida es lo más precioso que tenemos y la muerte sin Dios hace de nosotros almas sin esperanza. Alguien describió el infierno como un lugar donde eternamente estás atormentado por haber rechazado en vida la oportunidad que Jesús te ofrece: el perdón de tus pecados y el regreso a la casa del Padre. Habla con Dios y pídele perdón por tus pecados que te han tenido apartado de Él. Acepta la salvación que por ti ganó Cristo en la Cruz y comienza a caminar en los pasos de Jesús y en obediencia a Dios. ¿Cómo? Es fácil. Estudia la Biblia con personas que tengan una fe sana en Cristo. Seguro que donde vives hay cristianos que te ayudarán con entusiasmo. Ora a Dios diariamente dándole gracias por haberlo conocido y cuéntale tus inquietudes. Dios quiere comunicarse contigo porque le encanta hablar con sus hijos.

Antonio Gala es otro producto fallido de la religión muerta. Él arremete contra esa religión de la incongruencia y la sin razón. Lo verdaderamente lastimoso es que esta actitud de rechazo está haciendo que se auto condene ante Dios. Dios no tiene nada que ver con la religión muerta pues Él está VIVO. Dios quiera darle luz a su vida en estos momentos y mire a Dios y no a los hombres. Tú, por tu parte haz lo mismo.

"No os levantéis, conozco la salida". Este es el epitafio que Antonio Gala ha escrito para él. Pido a Dios que esta salida sea hacia el Cielo y no hacia el infierno.

Si murieras hoy ¿cuál sería tu última frase?

¡QUE DIOS TE BENDIGA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario