Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 4 de abril de 2015

Samana Santa 2015: Famosos

¡Qué bien luce que algún famoso ponga su rostro en cualquier evento! Esto viene ocurriendo desde hace muchos años en la Semana Santa malagueña. La imagen que se exporta a oriundos y extranjeros es motivadora para seguir con las tradiciones idolátricas de nuestro país, España. Si hay famosos que ponen su rostro y su hombro a la Semana Santa o Semana Mayor, como también se la denomina, debe ser aprovechado cuando menos para salir en la foto. A veces me parece todo esto simple oportunismo religioso y político. No pongo en tela de juicio las motivaciones de estos famosos que seguramente sean honorables. Lo que pongo en tela de juicio es que comprendan realmente qué significa para sus vidas la Semana Santa y cómo debe afectar a sus vidas el resto del año.


¡Jesús no tuvo ningún famoso a su lado cuando padeció en la cruz! Aunque fue acompañado por su madre y sus discípulos atravesó el calvario en la más oscura soledad. Su Padre, el mismo que lo envió a morir, se apartó de Él porque Jesús fue hecho pecado por nosotros. Ante la cruz estamos todos, anónimos y famosos, porque la cruz nos iguala a todos. La cruz nos hace ver la necesidad de salvación, la necesidad de amor y Aquel que trae la esperanza: ¡JESUCRISTO!

Y el centurión, que estaba frente a Jesús, al oír el grito y ver cómo murió, dijo:  — ¡Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios! (Marcos 15:39)

Dios quiera en esta Semana Santa abrir la mente y el corazón de todos aquellos que pasean por nuestras calles los ídolos de madera que no tienen vida y se vuelvan al Dios único y verdadero que les puede salvar, como hizo en su día con este que te escribe. Como el centurión romano experimentó sean abiertos los ojos espirituales y dejen los tronos y su parafernalia, tornándose a Cristo. Guardar tradiciones, darse golpes en el pecho, flagelarse, y un largo etcétera, no sirven de nada si no nos volvemos al Autor de la salvación que es Jesús. Jesús gritó a los cuatro vientos ¡CONSUMADO ES! Esto nos libra de tener que añadir a la salvación pues Cristo hizo todo lo necesario. ¡No podemos añadir ni una mota a la salvación!


Si crees, como tantos otros, que te estás ganando el Cielo poniendo tu rostro a la Semana Santa, tu hombro, tus rodillas en el suelo u otras penitencias, déjame decirte que no hacen falta. Haciendo esas cosas lo único que se demuestra es el desconocimiento abismal que tenemos en la obra de Jesús en la cruz. Solo necesitas darte cuenta de que Jesús verdaderamente es el Hijo de Dios que vino para rescatarte del infierno y llevarte al cielo, Su morada eterna. ¿Por qué? Porque te ama profundamente. Esta Semana santa deja a los ídolos muertos y vuélvete a Jesús que resucitó como demostración que la muerte se puede vencer. Arrepiéntete de tus pecados, cree en Jesucristo como Señor y Salvador comenzando desde ya a vivir según Sus parámetros enseñados en la Biblia.

¡El famoso es Jesús!


¡QUE DIOS TE BENDIGA!

1 comentario:

  1. Anónimo5.4.15

    Qué pena que eso que usted llama como "¡Qué bien luce que algún famoso ponga su rostro en cualquier evento! " sea totalmente incierto. He de mencionarle que Antonio Banderas (ya que es el que utiliza en la imagen), por ejemplo sale siempre en el subamarino de la Virgen de la Esperanza (el submarino es aquella zona del trono en la que nadie puede verlo) y que eso lleva haciéndolo muchos años en compañía de su hermano. Curioso es también que siempre que sale con su cofradía de Lágrimas y Favores lo haga con el rostro totalmente cubierto, y es más, este año grabó un audio bellísimo para la Archicofradía de La Esperanza que le pusieron en la plaza de la Constitución y él no apareció por allí, para precisamente eso, dejarle el honor y el puesto de alabar lo que verdaderamente promueve la Semana Santa. Que le recuerdo es mucho más, es cultura, es ingreso para nuestra ciudad y es un honor que tenemos en España y que muchos países nos envidian.

    ResponderEliminar