Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 4 de marzo de 2017

Babel

En Génesis encontramos la insólita historia de la torre de Babel, en el capítulo once. La humanidad estaba unida por un mismo idioma, unos mismos intereses y una rebeldía común contra Dios, heredada de sus antepasados. La voluntad de Dios era que el hombre se extendiese a lo largo y ancho de la tierra que les dio, no a lo alto, como ahora se les había ocurrido. Estaban desobedeciendo el mandato divino conscientemente. El hombre, una vez más, elegía retar a Dios siguiendo sus propios dictámenes. En definitiva, lo mismo que ocurrió en Babel, ocurre en el año 2017: REBELDÍA.

La rebeldía humana contra Dios conlleva una sola respuesta: CONFUSIÓN. Eso es lo que significa BABEL. Dios hizo que se confundieran dándoles diferentes lenguas, y esto provocó que se cumpliera la voluntad soberana de Dios de extender la humanidad a lo largo y ancho de la faz terrestre. En el presente ocurre lo mismo: las personas construyen juntas su propia Babel, consciente de su rebeldía contra el Creador, y Dios vuelve a confundir a toda la humanidad. Babel hoy se refleja por medio de las proclamas del orgullo gay, los derechos de las abortistas, y la ideología de género. Dios vuelve a dar la misma respuesta: CONFUSIÓN.

Es cierto, ellos conocieron a Dios pero no quisieron adorarlo como Dios ni darle gracias. En cambio, comenzaron a inventar ideas necias sobre Dios. Como resultado, la mente les quedó en oscuridad y confusión. Afirmaban ser sabios pero se convirtieron en completos necios. (Romanos 1:21-22)

…empezaron a inventar que Dios acepta el pecado de la homosexualidad…empezaron a inventar que puedo abortar porque soy dueña de mi cuerpo…empezaron a inventar que no soy lo que veo frente al espejo sino lo que mi mente siente…empezaron a confundirlo todo en su afán de libertinaje. ¡Qué aflicción para los que dicen que lo malo es bueno y lo bueno es malo, que la oscuridad es luz y la luz es oscuridad, que lo amargo es dulce y lo dulce es amargo! ¡Qué aflicción para los que se creen sabios en su propia opinión y se consideran muy inteligentes! (Isaías 5:20-21). Están confundidos porque se creen sabios y son necios.

Solo Jesucristo puede quitar la confusión en el hombre. La rebeldía contra Dios trae aflicción a cada persona que vive apartada de la Ley de Dios. Jesús quiere liberarte de esa espantosa aflicción del alma y cambiar tu libertinaje por Su libertad. La cruz es prueba de ello. Él murió para que tú y yo pudiésemos ser librados de nuestra rebelde confusión. La única salida a la libertad es arrepentirte de tus pecados y creer en Jesucristo. ¡Todas las demás opciones llevan a Babel, y es la confusión! ¡ESCAPA! ¡ESTÁS A TIEMPO!

Vives confundido.

¡QUE DIOS TE BENDIGA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario