Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 28 de abril de 2018

Mejor Hablemos de Buda


El Cristianismo siempre ha sufrido del rechazo de los no cristianos de formas impensables. El rechazo va desde simples ridiculizaciones al asesinato. Hace unos días cité la siguiente frase dicha por JESUCRISTO "Ama a tu prójimo como a ti mismo" y los presentes se incomodaron manifestándolo con gestos y argumentos budistas. Algo tan normal como el CRISTIANISMO ya es políticamente incorrecto. ¿Quién es la mano que mece la cuna?

Todo esto te daré si te postras y me adoras. (Mateo 4:9)

La Biblia afirma que los que no son de Cristo, es decir no tienen fe en Él real, siguen siendo hijos de Satanás. Mientras que no estás bajo la influencia de Jesús aún sigues siendo una marioneta en manos del diablo. Adorar a Lucifer es rechazar al Salvador Jesucristo. Así de simple. Satanás te ofrece riquezas y posición para cegarte, impidiéndote ver la realidad de tu necesidad de salvación. ¡Sí!, existe la dualidad bien y mal.

El mal es rechazar a Cristo por la ceguera de creer en patrañas satánicas y dejarse arrastrar por ellas, dando rienda suelta a nuestra soberbia y egoísmo. Se puede decir que muchas veces tú mismo le haces el trabajo al diablo. Él solo contempla lo buen hijo de él que eres. El pecado, que es actuar en contra de lo establecido por Dios, te delata. ¡Ojo! El pecado también va en gradación: desde simples ridiculizaciones al asesinato. ¿Cuántas veces has ridiculizado el nombre de Jesús? ¿Sabes que tú asesinaste a Jesucristo en una cruz? Todo por perseguir las sobras que este mundo ofrece y dar la espalda a Dios.

Una de las cuestiones impresionantes de Jesús en la cruz es que fue un acto voluntario de Su amor por ti. Fue necesario Su sacrificio para que tuvieses la oportunidad de estar bien con Dios arrebatándote de las fauces de Satanás y de ti mismo. La visión de Jesucristo en la cruz con Sus brazos abiertos nos habla de reconciliación, de puertas abiertas, de que hay lugar para todos. Jesús tiene Sus brazos abiertos para que te reconcilies con Dios y puedas entrar en el cielo donde hay lugar para ti. Pide a Dios que te quite las escamas que te ciegan y cree en Jesús, arrepiéntete de tus pecados y comienza a caminar como el hijo de Dios que debes ser. Te convertirás para muchos en políticamente incorrecto pero recuerda que este mundo verá su fin cuando Jesucristo regrese.

Cambia de paternidad.

¡QUE DIOS TE BENDIGA!

2 comentarios:

  1. Yo también me pregunto a veces, quien es el dios de este mundo? (2 Corintios 4:4) igual que tú te preguntas "quien mueve la cuna". Cada vez el cristiano está peor considerado, y a Dios lo están eliminando de todas las formas. Creo que la pregunta, cuando el Señor venga, hallará de en la tierra? Se está acercando a su cumplimiento.

    ResponderEliminar
  2. El Señor viene pronto. Bendiciones, Moisés.

    ResponderEliminar