Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda,
mas tenga vida eterna. Juan 3:16.

sábado, 23 de mayo de 2015

Fe I: ¿Tendré la Fe Correcta?

Durante varias semanas transcribiré el librito ¿Tendré la fe correcta? del ministerio RBC (Pan Diario) con el fin de responder a esa pregunta que todos nos hemos hecho en algún momento de nuestras vidas.

¿TENDRÉ LA FE CORRECTA?

¿Es posible tener una fe equivocada? ¿O es suficiente con sólo creer en algo? Y si ese es el caso, ¿no es una idea religiosa tan buena como cualquier otra? Después de todo, como dice el anuncio: «Todo el mundo cree en algo.» ¿Qué dice la Biblia? Para contestar estas preguntas, nuestros escritores han redactado este librito con el propósito de mostrar que sólo hay una fe que va a pasar la prueba del tiempo.
Martin R. De Haan II
¡ESO SÍ QUE ES FE!
Calmada y confiadamente, el científico explica que el universo tiene miles de millones de años y que todo comenzó con una explosión. Mientras presenta fotografías de galaxias y planetas distantes, da muchos datos interesantes. Pero cuando asegura a quienes le escuchan que todo empezó por pura casualidad, expresa una creencia de la cual no tiene prueba científica. Él tiene fe en sus suposiciones.

Vestida con una túnica del otro mundo, una joven permanece de pie pacientemente junto a la carretera. Está tratando de vender rosas a los desinteresados conductores cuando éstos se detienen en el semáforo en rojo. Sonríe, y sin quejarse, realiza su sencilla tarea de vender flores. Dedica otro día de su vida al líder de su secta, el cual afirma que Dios le dijo que él era el Mesías. Ella tiene fe en su líder.

El polvo de otro mediodía caluroso se revuelve en medio de cientos de figuras mientras éstas se inclinan reverente y humildemente hacia su ciudad santa. Fanáticamente dedicadas a la religión de sus antepasados, estas personas, provenientes del Medio Oriente, hacen una pausa tres veces al día para orar a aquel que llaman Alá. Tienen fe en Alá.

Un sofisticado activista hace campaña celosamente para que el hombre ponga su confianza en el hombre. Hace un llamamiento para poner fin a las fuerzas restrictivas de la religión y de Dios. Pide libertad de los absolutos morales y de la promesa de las consecuencias eternas del pecado. Dice que el hombre, y sólo el hombre, trae progreso a este mundo. Tiene fe en el hombre.

La habitación está iluminada por velas que parecen linternas en miniatura, las cuales producen un resplandor oscilante sobre las pequeñitas figuras religiosas que tiene en el estante. Día tras día, la anciana mujer que adora en este mini santuario se dedica a rituales que le enseñaron muchos años atrás. Sin que el mundo exterior la vea, ora por el alma de su fallecido esposo. Ella tiene fe en su religión.

El ama de casa se sube a su auto, pone la llave en la ignición y le da la vuelta. Sin pensarlo dos veces, enciende el auto. Se detiene a recoger la ropa en la lavandería segura de que sus prendas de vestir están listas. De camino a casa, se para en el supermercado y compra tres latas de sopa de tomate, dos hogazas de pan y un paquete de salchichas, confiando en que cada uno de esos artículos reúne las condiciones sanitarias necesarias. Ya en su casa, toma el teléfono y marca un número, sin que se le ocurra siquiera que el mecanismo podría no funcionar. Esta señora realiza cientos de actos como esos todos los días. Tiene fe.[1]

fe. (Del lat. fides.) f. Rel. 1. La primera de las tres virtudes teologales: luz y conocimiento sobrenatural con que sin ver se cree lo que Dios dice y la Iglesia propone. 2. Conjunto de creencias de alguien, de un grupo o de una multitud de personas . . . 5. Confianza, buen concepto que se tiene de una persona o cosa . . . 6. Creencia que se da a las cosas por la autoridad del que las dice o por la fama pública . . . 8. Seguridad, aseveración de que una cosa es cierta. —Diccionario de la lengua española Real Academia Española Vigésima primera edición.

¿Qué fe tienes?

¡QUE DIOS TE BENDIGA!




[1] Varios autores, ¿Tendré la fe correcta?, Ministerios RBC, Grand Rapids, Michigan 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario